(593-2) 361 12 46 contacto@hermanosdelapaz.com
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Noticias y Novedades

Fraternidad Hermanos de la Paz

Recordemos nuestras tradiciones franciscanas

Greccio: ¡Vayamos a Belén!

A cuantos habéis llegado desde lejos o desde cerca a este lugar bendito de Greccio, para celebrar este día de alegría y de exaltación de la Navidad del Señor: el Niño de Belén, nacido de las entrañas virginales de María Virgen, os haga rebosar de gozo y experimentar la singular consolación que experimentó el hermano Francisco de pie ante el pesebre (cf. 1 Cel 85).

Greccio, lugar escogido por la Providencia para que el Seráfico Padre san Francisco hiciese memoria del nacimiento de Jesús en Belén (cf. 1 Cel 84), de una forma tan inusual en aquel tiempo que «para que dicha celebración no pudiera ser tachada de extraña novedad, afirma san Buenaventura, pidió antes licencia al sumo pontífice» (LM 10,7).

Greccio, nueva Belén, donde, al igual que en la primera Navidad de la historia, la simplicidad recibe honor, la pobreza es ensalzada, y se valora la humildad (1 Cel 85). Greccio, lugar consagrado a la memoria de Francisco y al que, desde aquella noche memorable del 1223, acuden peregrinos de todas partes para recordar a este enamorado del misterio de la Encarnación que en este lugar quiso contemplar con sus propios ojos las modalidades elegidas por el Hijo de Dios para su ingreso en la historia de la humanidad.

En efecto, fue aquí, en Greccio, donde tres años antes de su muerte, el Poverello quiso, de alguna manera, ver con sus propios ojos lo que el Niño de Belén sufrió en su invalidez de niño, cómo fue reclinado en un pesebre y cómo fue colocado sobre heno entre el buey y el asno, para lo cual mandó prepararlo todo (1 Cel 84).

Fr. José Rodríguez Carballo,
Ministro General de la OFM (Greccio 25-12-2009)

Tomado de Franciscanos.org