(593-2) 361 12 46 contacto@hermanosdelapaz.com
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Laicos de la Paz

Llamados a vivir radicalmente el Santo Bautismo

Desde el Bautismo, cada uno de los Hermanos se compromete a vivir cristiana y radicalmente las virtudes de la fe, la esperanza y la caridad. Esta vivencia se plenifíca con la Alianza en el espíritu de la Paz, por tanto, en la vida apostólica deben primar estas virtudes a fin de ser verdaderos testigos, signos e instrumentos del amor de Dios en medio de los Hombres.

Hace parte de la vida apostólica de la Fraternidad la formación y animación espiritual de los seglares, llevándolos a asumir responsable y gozosamente sus compromisos como cristianos. Debe animarse a los seglares a llevar una auténtica vida sacramental, la cual puede estar acompañada de los hermanos clérigos asociados a la Fraternidad, los cuales serán solícitos a las necesidades de los fieles.

La Alianza de los laicos en la Fraternidad debe ser fortalecida con el compromiso dentro de la Iglesia parroquial. La Fraternidad no busca desvincular a los fieles de las parroquias, el deseo desde sus inicios ha sido que los laicos se comprometan en la vida parroquial y pongan al servicio de ella sus dones, siendo testimonio del carisma que profesan.

La llamada del Señor se extiende a todos: Los fieles laicos son llamados personalmente por el Señor, de quien reciben una misión a favor de la Iglesia y del mundo.¹

Nuestra Fraternidad ha entendido y hecho suya esta llamada del Señor desde sus inicios, por tanto acoge y anima a todos los que desean dar una respuesta seria y madura al Señor desde su estado de vida.

Los Hermanos serán formados en óptica misionera desde y para la misión. Por su identidad particular en la Iglesia, se forman para que puedan dar una respuesta más firme a su compromiso bautismal anunciando el mensaje del Señor. Este anuncio no puede darse sin antes haber experimentado el gozo de ser discípulo en la vida de cada uno. ²

  1. Christifideles Laici
  2. Esta dimensión del discipulado ha sido a lo largo de los años la nota característica en la vida de la fraternidad y en la vida de los miembros laicos, esto ha sido reforzado en la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe “La presencia cotidiana y esperanzada de incontables peregrinos nos ha recordado a los primeros seguidores de Jesucristo que fueron al Jordán, donde Juan bautizaba, con la esperanza de encontrar al Mesías (cf. Mc 1,5). Quienes se sintieron atraídos por la sabiduría de sus palabras, por la bondad de su trato y por el poder de sus milagros, por el asombro inusitado que despertaba su persona, acogieron el don de la fe y llegaron a ser discípulos de Jesús. Al salir de las tinieblas y de las sombras de muerte (cf. Lc 1, 79), su vida adquirió una plenitud extraordinaria: la de haber sido enriquecida con el don del Padre. Vivieron la historia de su pueblo y de su tiempo y pasaron por los caminos del imperio Romano, sin olvidar nunca el encuentro más importante y decisivo de su vida que los había llenado de luz, de fuerza y de esperanza: el encuentro con Jesús, su roca, su paz, su vida”. Aparecida, Documento conclusivo. Capítulo 1. Numeral 21.