(593-2) 361 12 46 contacto@hermanosdelapaz.com
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Frailes de la Paz

Signos e instrumentos de paz en la construcción del Reino de Dios

En el seno de la Fraternidad Hermanos de la Paz, existe desde los primeros años de fundación la forma de vida de los Frailes de la Paz, hombres consagrados enteramente a Dios y al servicio de la Fraternidad quienes viven el carisma y la espiritualidad de esta familia espiritual, profesan la Regla de la Tercera Orden Regular de San Francisco y abrazan los consejos Evangélicos de pobreza (sin propio), castidad y obediencia como manifestación de su unión con el Señor en la Iglesia como Hermanos de la Paz.

Los frailes, dentro de la Fraternidad Hermanos de la Paz, buscan vivir los consejos Evangélicos franciscanamente en sencillez y en pleno abandono a la Divina Providencia bajo la protección de la Santísima Virgen María.
Los frailes observando la Regla de la Tercera Orden Regular (TOR), buscan profundizar y hacer vida cuatro ejes fundamentales en su experiencia de seguimiento de Cristo los cuales son: Conversión, contemplación, pobreza y minoridad, esta forma de vida manifiesta los valores absolutos del Evangelio que desafía las tendencias de mundanidad que se manifiestan cada vez más en la actualidad.

Los valores espirituales que unen a los frailes entre sí son la entrega total a Cristo pobre y crucificado por medio de la oración contemplativa y litúrgica, la adoración al Santísimo Sacramento, la Lectio Divina, la devoción a la Santísima Virgen María, la imitación de San Francisco y Santa Clara de Asís, el amor a la Iglesia y la fidelidad al Santo Padre.

Para mantener vivo el espíritu franciscano, los frailes desempeñan su apostolado de evangelización por medio del acompañamiento personal a quienes acuden al convento o a las actividades por ellos realizadas, la predicación y la formación espiritual, además en su forma de vida ganan el sustento con su trabajo material, cuando es necesario recurren a la mesa del Señor pidiendo caridad a los bienhechores y asumen las labores domésticas como servicio a los hermanos y como signo de humildad a la manera de la primitiva fraternidad franciscana.

Hace parte del tesoro espiritual de la vida de los frailes las experiencias de vida eremítica, las cuales son tiempos fuertes de retiro, oración e intercesión por las necesidades de toda la Iglesia y de la propia Fraternidad Hermanos de la Paz.

¡En el nombre del Señor!
Comienza la Regla y Vida de los hermanos y hermanas
de la Tercera Orden Regular de San Francisco

  1. La forma de vida de los hermanos y hermanas de la Tercera Orden Regular de San Francisco es ésta: observar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, en pobreza y en castidad. Los que siguen a Jesucristo a ejemplo de San Francisco (2), están obligados a hacer más y mayores cosas, observando los preceptos y los consejos de nuestro Señor Jesucristo, y deben negarse a sí mismos, según lo que cada uno prometió a Dios.
  2. Los hermanos y las hermanas de esta Orden, junto con todos los que quieren servir al Señor Dios en el seno de la santa Iglesia católica y apostólica, perseveren en la verdadera fe y penitencia. Propónganse vivir esta conversión evangélica en el espíritu de oración, de pobreza y de humildad. Y absténganse de todo mal y perseveren hasta el fin en el bien, porque el mismo Hijo de Dios ha de venir en gloria y dirá a todos los que le conocieron y adoraron y le sirvieron en penitencia: Venid, benditos de mi Padre, recibid el reino que os está preparado desde el origen del mundo.
  3. Los hermanos y las hermanas prometen obediencia y reverencia al Papa y a la Iglesia Católica. Obedezcan, con el mismo espíritu, a quienes han sido constituidos servidores de la fraternidad. Y, dondequiera que estén y en cualquier lugar en que se encuentren, deben tratarse y honrarse unos a otros espiritual y diligentemente. Y fomenten la unidad y comunión con todos los miembros de la familia franciscana”.