(593-2) 361 12 46 contacto@hermanosdelapaz.com
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseRussianSpanish

Carisma

La identidad de los Hermanos de la Paz

El poder del Espíritu Santo, según la promesa de Jesús, el hecho de Pentecostés y los carismas que son su impulso misionero, pueden revitalizar a la comunidad Cristiana. Además, son constantes de la vida de la Iglesia, que asumen un particular atractivo en determinados momentos históricos. Es de esta realidad de donde dimana la identidad y el carisma que los Hermanos de la Paz han venido decantando desde su nacimiento como Fraternidad.

Ser Hermanos es un Don y una tarea que los miembros de La Fraternidad siente haber recibido de Dios desde su Bautismo. Por tanto, recibir la dignidad de la paternidad de Dios conlleva a vivir la hermandad. Esta Filiación es Don, por haberla recibido sin ningún merecimiento del hombre y es tarea por ser puesta en el hombre la responsabilidad de hacerla crecer y dar frutos (Lucas 8, 4-15).

En esta unión fraterna, entre hijos del mismo Padre, debe regir la vida y la acción de los Hermanos, de tal manera que en cada uno esté la convicción alegre de existir para Dios y la voluntad firme de servir a los demás comunicando la Paz y cultivando los Frutos del Espíritu, que son: “caridad, alegría, paz, longanimidad, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, continencia” (Gálatas 5, 22).

Los frutos mencionados se expresan concretamente en el carisma de la Fraternidad el cual es: Vivir la fraternidad al servicio de los más pobres, siendo signos e instrumentos de paz en la construcción del Reino de Dios.

La identidad que los Hermanos de la Paz han logrado adquirir llevará a la Fraternidad a ofrecer al hombre y a la mujer de hoy una nueva alternativa de vida, una contracultura no idealista, no consumista, totalmente clara, alegre y formativa desde las realidades que vive el mundo de hoy. Esta identidad es en esencia la propuesta de Jesús: ser verdaderamente Hijos de Dios, practicar los valores del Reino como son la Justicia y la Paz, tener conciencia de la Hermandad con la creación a la cual se debe admiración y respeto, pues ella es huella del Dios del amor y de la paz.

El seguimiento de Cristo mediante los diferentes estados de vida

Los Hermanos de la Paz buscan vivir con la guía del Espíritu Santo la vocación a la que Dios los llama. La Fraternidad expresa su Alianza por medio de la vivencia de los Consejos Evangélicos de pobreza, obediencia y castidad, éstos vividos en clave de opción de servicio a los pobres y excluidos. Algunos los profesan en virtud de voto. Estas promesas deben suscitar en los Hermanos, la vivencia consciente y responsable de su  Santo  Bautismo, el cual los lleva a identificarse con Cristo en su Muerte y Resurrección.

Esta Alianza debe ser vista como Don que el Señor da a cada Hermano en la Iglesia y que mediante la misma le confía una labor apostólica: Predicar de palabra y de obra que la Salvación se encuentra solamente en Cristo. Por tanto, los Hermanos deben experimentar en su vida que al Igual que Cristo fue Consagrado y Enviado por el Padre (San Juan 10, 36) así ellos también participan de esta misión, pues forman parte del Cuerpo Místico de Cristo que es la Iglesia.

Esta vida consagrada entre los Hermanos se debe hacer realidad por puro amor a Dios, “Porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos ha sido dado”. (Romanos 5, 5) Este amor impulsa a los Hermanos a vivir una caridad sin tacha con todos, un servicio desinteresado y humilde dentro y fuera de la Fraternidad y sobre todo los lleva a ser signos vivos de unidad respondiendo a los retos y desafíos que el Evangelio presenta hoy.

Reconociendo la importancia de la fraternidad en la vivencia de los Consejos Evangélicos, los Hermanos deben favorecer entre sí el diálogo confiado y el sentido de solidaridad y comprensión; por tanto, en los lugares donde habiten se debe respirar un ambiente hogareño, abierto al compartir, al amar y dejarse amar, compartiendo entre sí las cruces de cada día.

Contáctenos

Si necesitas más información a cerca de nuestra fraternidad.

Contacto